Si no se lo enseñas hoy, mañana tu hijo pagará las consecuencias

Sin este sencillo hábito, nadie tiene un futuro. Aquí te digo cómo enseñarlo.

9,237 views   |   1 compartido
  • Un amigo muy cercano, que casualmente es uno de los ahorradores más constantes que conozco, me contó la historia de cómo fue que empezó a guardar dinero cuando era pequeño.

  • Vivía en un pequeño rancho cerca de un pueblo a donde todas las mañanas iba a la escuela, su madre lo llevaba y cuando lo dejaba, le daba un poco de dinero por si se le antojaba comprar algo en la tienda, pues el viaje era un poco largo para un niño pequeño, podría darle hambre. Todos los días compraba un pan o un dulce, para gastarse su dinero, aunque a veces no sentía la necesidad de comer nada. Un buen día olvidó gastarse el dinero y se soprendió al ver que al día siguiente tenía el doble de lo que le daban. Él comenta que en su mente de niño pensó "Si guardo el dinero todos los días, ¿Cuánto dinero tendré cuando sea mayor? ¡podré comprar muchas cosas entonces!"

  • Claramente mi amigo desarrolló el hábito del ahorro por sí mismo, nadie le introdujo la idea de abstenerse de comprar cosas para guardar el dinero y así poder cubrir necesidades futuras. No obstante no todos los niños tienen ese tipo de descubrimientos infantiles, por lo que el manejo y reserva del dinero es algo que se les debe enseñar. Para este fin, existen algunas actividades sencillas que podemos llevar a cabo desde casa con el fin de ayudarles a desarrollar este hábito, a continuación podrás leer las 5 que me han parecido más útiles en mi trabajo con niños:

  • 1. Encuentren juntos un motivo para ahorrar

  • El plantearnos un objetivo nos da la motivación necesaria para seguir adelante. Ayudemos a los infantes a identificar algo por lo que deseen ahorrar, puede ser un juguete, una visita al cine o a un parque de diversiones o para comprar una bicicleta, esto dependerá mucho de los intereses de cada uno.

  • Cuando identifiquen la meta, es importante escribirla en un papel grande y colocarla en un lugar visible como un espejo o la puerta de su cuarto, esto funcionará como recordatorio diario.

  • 2. Elaborar un recipiente para guardar el dinero

  • Los ahorros pueden guardarse temporalmente en cajas, botellas de plástico o bolsas, según prefiera el niño. Una buena actividad es crear juntos el recipiente donde se depositará el dinero, seleccionarlo, decorarlo y ubicarlo en un lugar visible de la casa ayuda a mantenerse motivados a ahorrar. Incluso podrían escribir una etiqueta que les ayude a recordar la meta como "Dinero para mi bicicleta" o "Ahorros para ir al cine".

  • 3. Establecer metas de ahorro

  • Advertisement
  • El tener un plan concreto sobre la cantidad a ahorrar en un límite de tiempo, proporciona seguridad al menor acerca de la realidad de la meta. Lleguen a acuerdos juntos, decidiendo cada cuanto tiempo depositarán dinero en el recipiente y cuál será la cantidad. Por ejemplo, el plan es cada semana guardar 10 monedas o 1 moneda diaria. Se podría también incluir la cantidad que se guardará del dinero que reciben en cumpleaños o fechas especiales. Estos acuerdos deben estar siempre por escrito, esto aumenta el compromiso por parte del ahorrador en cumplir las metas.

  • 4. Enseñar la diferencia entre deseo y necesidad

  • A manera de juego, podemos presentar a los niños varias situaciones de la vida diaria donde tengan que decidir el momento en el que gastar seria apropiado. Podemos escribir o dibujar situaciones como "Vi un juguete en el aparador de la tienda y me gustó, pero no es por el que estoy ahorrando" o "No hay comida en mi casa ni dinero para comprarla", las metemos en una bolsa o caja y con los ojos cerrados se elige una. El niño debe argumentar su opinión acerca de la situación y con ayuda de los padres llegar a una conclusión acerca de si se trata de una necesidad o de un capricho momentáneo.

  • 5. Hacer partícipe a los niños del presupuesto familiar

  • Una actividad familiar que ayuda mucho a concientizar sobre el ahorro consiste en realizar una reunión a la hora de la comida o la cena y repartir el ingreso familiar entre todos los integrantes. Después empezar a nombrar los gastos de la casa, la comida, los servicios y pedir que cada uno aporte una cantidad igual para cubrir esa necesidad. Todos se sorprenderán de lo mucho que se invierte en el mantenimiento del hogar y reflexionarán acerca de la importancia de cuidar el dinero.

  • Participando de estas sencillas actividades los niños se beneficiarán de desarrollar un hábito que les servirá durante toda la vida, pues el ahorro nos brinda seguridad y confianza ante un futuro económicamente incierto.

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

Haz clic abajo para compartir

Isis Anabey Lugo Enciso es madre y maestra de Educación Especial en México, escribe sobre actividades para niños y materiales educativos en su blog www.maestrosdeapoyo.com y comparte sus experiencias de maternidad en www.mamaymaestra.com

“Cómo un viaje salvó mi MATRIMONIO y mi vida (hará lo mismo por ti)”, 2 historias que te harán hacer los mismo

Descubre cómo salvar tu relación, renovarla y enamorarlo de ti como nunca antes (este secreto es accesible para todos)

Advertisement
Danos tu opinión
 

Gracias por suscribirse a nuestra lista de correo electrónico. Por favor, disfrutar de nuestros últimos artículos .

tumblr