Cuatro ayudas para mantener la calma con un bebé en el auto

Viajar con un bebé inquieto puede ser muy complicado. Si enfrentas ese desafío, aquí te presento algunos consejos para sobrevivir al proceso de adaptación a la silla de bebés del auto.

3,150 views   |   1 compartido
  • Cuando un bebé nace todo es felicidad, nada en él o ella nos molesta o nos hace sentir mal: es la perfección hecha belleza. Sería sublime que permaneceríamos siempre en ese estado, pues los niños son una bendición. El cuerpo en un momento empieza a reclamarnos las horas de sueño o alimentación perdidas a partir del nacimiento o, como coloquialmente se dice, a pasarnos la factura de los cambios que hemos hecho. Esta condición física de cansancio constante nos hace más propensos al mal humor y al estrés, por lo que a la hora de llevar al bebé en el auto las primeras veces, éste puede sacarnos un poco de quicio aumentando el riesgo de ocasionar un accidente o problemas en las relaciones personales de los que viajan con nosotros.

  • Como padres de un bebé, hemos tenido que enfrentarnos a esos primeros días en su asiento especial. En un principio lo colocábamos allí y lloraba tanto, que nos dolía el corazón, por lo que parábamos a medio camino para sacarlo de dicha silla, y lo llevábamos en brazos en el asiento de enfrente. Pronto empezamos a darnos cuenta que cada vez que frenaba el auto, y por mucho que quisiéramos detenerle su cabecita o cuerpo, nuestro niño se movía bruscamente. Temiendo que se lastimara decidimos que lo mejor era que se acostumbrara a estar en su asiento especial mientras estuviéramos en el auto, pues de otra manera en caso de una catástrofe el resultado sería fatal. A esta decisión le siguieron días llenos de llanto a todo pulmón, llegando a estresarnos un poco pues no había forma de que estando tan pequeñito pudiera distraerse con algo y no queríamos darle chupón, así que lo único que nos quedaba era armarnos con paciencia y buscar la forma de que, si no podíamos hacer que dejara de llorar, por lo menos mantener la calma nosotros todo el camino.

  • Algunas de las cosas que hacemos y que nos funcionan bien, son las siguientes:

  • Salir con mucha anticipación

  • Suena difícil, pero con práctica se puede lograr muy bien. Nosotros calculamos salir una hora antes del tiempo en el que debemos estar en algún lugar, si no podemos subirnos al auto exactamente a esa hora, tenemos todavía margen para llegar a tiempo. Una cosa que nos puede ayudar es dejar preparado todo desde días antes, la pañalera, el bolso, los documentos que necesitemos, todo listo cerca de la puerta para tomarlos e irnos. Descubrimos que si vamos con suficiente tiempo nos es más fácil conservar la calma.

  • Poner algo para que el bebé lo observe

  • Como se mencionó antes, aunque nuestro bebé todavía es muy pequeño, hemos puesto móviles o juguetes llamativos para que pueda observarlos por algunos segundos. Además de ayudar al desarrollo de la percepción visual y la atención del bebé, nos puede brindar unos segundos de paz que bien nos harán falta en esos momentos en el auto.

  • Advertisement
  • Aprovechar la música

  • Dependiendo del tipo de música que se acostumbre, ponemos desde música clásica hasta canciones infantiles tradicionales, si se prefiere puede ser cualquier otra. El escuchar algo que nos guste y hasta cantarlo nos ayuda a relajarnos, olvidar un poco y enfocar la atención en otros sonidos diferentes al llanto, además algunos niños se tranquilizan al escuchar música, sobre todo si la misma es tranquila.

  • Evitar el silencio

  • Si venimos acompañados, una buena plática nos hace ligero el camino, además de fortalecer las relaciones personales. De vez en cuando hablamos con el bebé o si venimos solos le platicamos lo que hicimos durante el día, sí: aunque esté con el llanto a todo pulmón, se trata de que nosotros manejemos tranquilos a pesar de lo molesta que puede ser la situación.

  • Esperamos que estos consejos puedan ser útiles para muchas familias que pasan por este proceso de acostumbrar a un niño a su asiento especial. Tal vez a muchos no nos guste escucharlos llorar o creamos que es una especie de maltrato el dejarlos en su asiento, pero creemos que es aún más peligroso llevarlos en una posición donde en caso de accidente no puedan salir bien librados, primero es la seguridad de nuestra familia.

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

Toma un momento para compartir ...

Isis Anabey Lugo Enciso es madre y maestra de Educación Especial en México, escribe sobre actividades para niños y materiales educativos en su blog www.maestrosdeapoyo.com y comparte sus experiencias de maternidad en www.mamaymaestra.com

“Cómo un viaje salvó mi MATRIMONIO y mi vida (hará lo mismo por ti)”, 2 historias que te harán hacer los mismo

Descubre cómo salvar tu relación, renovarla y enamorarlo de ti como nunca antes (este secreto es accesible para todos)

Advertisement
Danos tu opinión
 

Gracias por suscribirse a nuestra lista de correo electrónico. Por favor, disfrutar de nuestros últimos artículos .

tumblr