¿Es tu hijo adicto a los videojuegos? Este vídeo te ayudará a ayudarlo

El tener un hijo con una adicción a los videojuegos es una situación difícil. Sin embargo, no solo veas el vídeo: lee estos consejos ¡Tú puedes hacer la diferencia!

8,499 views   |   35 compartido
  • Es difícil aceptar que nuestro hijo tiene una adicción a los videojuegos. Algo que en un inicio se veía tan inconsecuente, poco a poco se convirtió en el centro de su vida: en algo con carácter de necesidad. Si has llegado al punto en que sabes que tu hijo tiene ese tipo de problema, es indispensable que primero aceptes esta realidad y, segundo, que sepas que tienes gran influencia en cómo apoyar a tu hijo en su camino a sanar y librarse de esta adicción.

  • Es importante mencionar que tú no necesariamente tienes la culpa de que esta adicción se haya desarrollado; pequeñas decisiones y actitudes durante el paso de años es lo que forjan una adicción. El aceptar que has hecho tu mejor esfuerzo es importante pues necesitas esta convicción para poder ayudar a tu hijo, que te necesita ahora más que nunca. A continuación presento ideas y consejos para que puedas empezar este viaje con tu hijo y éste pronto pueda sanar.

  • Hagan ejercicios juntos

  • Una forma que no solamente lo ayuda a sacar muchas de las emociones que tiene dentro, sino que también promueve una sana interacción entre ustedes, es el hacer ejercicios juntos. El hacer ejercicio es una parte esencial para sanar de una adicción, pues el adicto aprende a lidiar mejor con sus emociones, promueve endorfinas que lo ayudan a sentirse feliz y relajado, y en este caso una oportunidad perfecta para hacer esto juntos.

  • Elimina todos los videojuegos de tu hogar

  • Es importante entender que, como cualquier otra adicción, no puedes dejar la tentación a plena vista, pues es una invitación a caer nuevamente en el hábito. Este paso será probablemente uno de los más difíciles, pero es elemental que no haya rastros de una vida a la que no quieren regresar, pues su cerebro está, por así decirlo, programado para sentir la necesidad de jugar cuando se encuentran factores que le recuerdan a esta acción; por ende estos factores tienen que desaparecer y así aumentar sus posibilidades de que reemplace los videojuegos con actividades sanas que lo llenen de felicidad.

  • Ayuda a tu hijo a hablar de lo que siente

  • Este es probablemente el paso más difícil, pero de suma importancia. Si tú no te sientes cómoda hablando de tus sentimientos es tiempo de practicar, pues uno no puede enseñar lo que no sabe hacer. Una adicción no te permite desarrollar la habilidad de reconocer, lidiar, y comunicar lo que sientes, por lo tanto, puedes esperar que sea muy complicado para tu hijo expresarse y definir qué es lo que siente. Te recomiendo que lo tomes con calma y te tomes tu tiempo en tener estas conversaciones para ayudarlo a realmente hablar de emociones vulnerables y no solamente aspectos superficiales.

  • Advertisement
  • Promueve que salga con buenos amigos

  • Una adicción a los videojuegos es una adicción solitaria, usualmente el niño juega solo y prefiere jugar solo, esto solamente ayuda a propagar el hábito y alejarse de las personas que lo pueden ayudar. Invítalo a salir con amigos, familiares, y vecinos que lo puedan ayudar a salir de esa rutina de aislamiento.

  • Siempre manda el mensaje de que él es digno de ser amado

  • En mi experiencia profesional, nunca he encontrado a un adicto que se sienta digno de ser amado; por lo tanto tu papel más importante será el de siempre mandar el mensaje que amas a tu hijo independientemente de sus errores, que es digno de ser amado y digno de amar. Esto es esencial, pues si él no se siente digno de ser amado, nunca tendrá la motivación suficiente para derrotar a este monstruo. Siempre sentirá que él no vale la pena el esfuerzo. Reitero que este paso es de suma importancia, y que muchos en el mundo no aman incondicionalmente pero él tiene que saber que por lo menos en ti ese nunca será el caso.

  • El ayudar a nuestros hijos siempre requiere de todo nuestro amor, nuestra paciencia, y conocimiento; este será un viaje que tomará tiempo y mucha perseverancia. Por lo tanto ten paciencia contigo misma: tú también estás aprendiendo en el proceso. Recuerda que todos estos consejos te ayudarán si eres constante, pero si sientes que no son suficientes, no dudes en buscar ayuda profesional. Tú conoces bien a tu hijo, y lo amas con todo tu corazón. Confía en tu capacidad para ayudarlo en este momento; aun cuando no tengas todas las respuestas, recuerda que él solamente necesita de ti.

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

Toma un momento para compartir ...

Denhi Chaney es egresada de la Universidad de Brigham Young con maestría en Terapia de Matrimonio y Familiar. Denhi también es esposa y madre de un niño. Puedes contactarla en .

Advertisement
Danos tu opinión
 

Gracias por suscribirse a nuestra lista de correo electrónico. Por favor, disfrutar de nuestros últimos artículos .

tumblr