5 Acciones para controlar los berrinches de mi hijo

Cinco acciones que pueden evitar que tu hijo haga berrinches. A mí esto me ha funcionado con mi hija de 3 años.

330,857 views   |   1,967 compartido
  • Vi a un pequeño tirado en el suelo en un mar de llanto. Esto sucedió hace una semana, mientras hacía las compras y caminaba apresurada por los pasillos del supermercado. En esas prisas, de pronto alcancé a ver al niño. Su madre, mientras tanto, nerviosa, trataba de adivinar qué era lo que su niño pedía con tanta ansiedad. No pude evitar detenerme y mirar.

  • Esa situación me hizo recordar las veces en que mi pequeña ha intentado chantajearme para conseguir alguna cosa. Y debo confesar que cuando comenzaba a hacer berrinches (a eso de los dos años de edad), muchas veces se salió con la suya; pero empecé a poner atención al ciclo de sus berrinches. Aprendí a diferenciar las razones por las que surgía un berrinche de enojo o uno de llanto; aprendí a escucharla y a ponerme en su lugar, aprendí a no dejarme manipular y, lo que resultó más difícil, a decirle “No”. Esto puede parecer superficial para algunos, pero incluso se han hecho estudios serios para evitar los berrinches.

  • Los niños quieren todo para ellos y muchos papás caemos en el error de complacerlos, con el fin de evitar a toda costa que “sufran”. Amar, cuidar y consentir a nuestros hijos no está mal, pero a veces ellos necesitan aprender que no pueden tenerlo todo, y mucho menos a través de un berrinche. Por todo ello, aquí te cuento las cinco acciones que a mí me ayudan a tranquilizar a mi hija cada vez que hace un berrinche:

  • 1. Dale otra dirección a su atención

  • cuando te percates de que va a empezar un berrinche. Si tu hijo comienza a hacer un berrinche porque quiere que le compres un juguete, con suavidad tómalo de la mano y pídele que te acompañe a buscar el alimento que tanto le gusta a su perro; haz que su mirada y su atención se vuelquen en otra cosa, que no sea lo que él quiere. Puedes también pedirle que juntos canten su canción favorita o contarle un cuento, o un chiste.

  • 2. Abrázalo o levántalo del piso

  • Es necesario que lo controles. Si a pesar de lo anterior prosigue en su intención y ya ha empezado a gritar o a patalear. Lo importante es que le otorgues una explicación.Los niños, al igual que tú como adulto, necesitan razones válidas para saber el porqué de las cosas. Acércate a él, míralo a los ojos y con un tono de voz calmado dile “Te entiendo, sé que quieres que te compre ese chocolate, pero recuerda que no has comido y es necesario que primero lleves comida sana a tu pancita y después compramos el chocolate”. En cuanto concluyas la frase tienes que volver al paso 1, redireccionar su atención.

  • Advertisement
  • 3. Es imprescindible que dejes tu actitud de mamá comprensiva y le hagas saber que tú eres la autoridad

  • Si a pesar de esto ahora grita aún más, o incluso ha comenzado a agredirte. Te sugiero que con un gesto de molestia (evita forcejear con él o insultarlo) le des una advertencia;puedes decirle “Estás empezando a perder el control y así no funcionamos, te he dicho que no, y no hay marcha atrás”. Tómalo de la mano con firmeza (sin llegar a lastimarlo) y llévalo contigo, pero ignora todo lo que hace o dice. Con esto le estás demostrando que fuiste amable y comprensiva con él, pero que no tolerarás más una mala actitud.

  • 4. Mantén tu postura

  • Si lo has hecho bien, a estas alturas el pequeño debe de estar sollozando y tratando de recuperarse de su “gran decepción”. Es importante que sigas ignorando lo que dice y mantengas tu cara de molestia. Aún no es tiempo de ser cariñosa con él, si lo haces puede volver al berrinche. ¡Recuerda que nuestros hijos están midiéndonos hasta que marquemos el límite.

  • 5. Dale, con amabilidad, la explicación que ya le habías dado en el paso 2

  • Cuando tu hijo ha conseguido mantenerse tranquilo por más de cinco minutos es momento de hablar con él. Es necesario que vuelvas a explicarle, y dejarle bien claro que no accederás otra vez a sus chantajes. Pregúntale si ha entendido el por qué le has dicho que no a su petición y escucha lo que te dice, pon atención a las emociones que expresa e invítalo a que no lo vuelva a hacer.

  • No tengas miedo de darle razones a tus hijos, no importa que tengan 2, 5 o 7 años de edad; no subestimes su entendimiento. Verás cómo entre más explicaciones razonables des, más rápido dejarán de hacer berrinche por la misma situación. Si no te das por vencida y lo llevas con firmeza te sorprenderás de los buenos resultados.

  • Puedo decirte que mi hija de vez en cuando intenta hacer un berrinche, pero ha dejado de hacerlo tan seguido y ahora es ella quien me dice, “Mami, primero hay que comer y luego compramos el chocolate”.

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

¡Toma un momento y compártelo!

Soy Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Tamaulipas y tengo dos diplomados, uno en Orientación Familiar y otro en Asistencia Social y Voluntariado y desde hace un año doy terapia psicológica mi email es plopezmtz@hotmail.com

Aeroméxico (sin saberlo) transporta el polizonte más escalofriante de la historia y las redes estallan

Un viajero inusual que no tuvo que pagar boleto hizo de la experiencia de algunos pasajeros, un viaje único con una de las líneas aéreas más importantes del mundo.

Advertisement
Danos tu opinión
 

Gracias por suscribirse a nuestra lista de correo electrónico. Por favor, disfrutar de nuestros últimos artículos .

tumblr