Dar y recibir amor en familia con estos cinco hábitos

Vivir en familia implica una construcción permanente, donde cada uno de nosotros debe dar lo mejor de sí para el beneficio de todos. El amor, qué duda cabe, es el valor principal para que las familias vivan en armonía.

90,843 views   |   448 compartido
  • La convivencia en familia no es fácil, y ello se debe a que cada uno tenemos gustos e intereses distintos. No obstante de que toda persona sea diferente, los valores de la familia pueden y deben ser los mismos. Por eso es recomendable que entre todos los que conforman nuestra familia definamos los valores que nos garanticen una unidad y una convivencia armónica.

  • Ahora, el valor por excelencia en la vida de la familia es el amor. Éste implica un encuentro personal con el otro, a través de un sentimiento profundo que acepta a cada uno como es; porque un amor sano permite al otro ser él mismo a pesar de nuestros prejuicios, nuestra forma de ser y de ver las cosas. Esto significa que dar amor es permitir a los demás ser como son y no como nosotros queremos que sean.

  • El amor requiere, además, apertura por parte del otro y por parte propia. Darse a conocer desde el interior sin miedo a ser juzgado, agredido o menospreciado; y conocer al otro sin intentar sacar provecho de él. El amor, como la familia, se construye. Comprende convivencia, es decir, compartir tiempo reunidos en armonía. Buscar gustos, intereses y actividades de interés mutuo.

  • Cultivar el amor es clave, y para lograrlo te sugerimos estos cinco hábitos que nos permiten dar y recibir amor de una manera sana:

  • Establecer un momento para estar juntos

  • Este hábito nos indica que las relaciones personales crecen y se fortalecen a través de las reuniones familiares. Es sano que cada familia defina un momento al día, a la semana o al mes para compartir tiempo cara a cara y realizar actividades placenteras y divertidas. Este tiempo, además, nos ayuda a transmitir y, al mismo tiempo, a conocer las actividades, los problemas, los planes, etcétera, que tiene cada uno de los integrantes de la familia.

  • Expresar los sentimientos

  • Siempre es sano expresar nuestros sentimientos, pero para hacerlo se deben cumplir ciertas condiciones. Si sus sentimientos son positivos, comuníquelos cuantas veces pueda: un “te quiero”, un “te admiro”, un “te extraño”, son palabras que nos acercan. Por el contrario, si sus sentimientos son negativos, tómese el tiempo que sea necesario para transmitirlos y dígalos en forma clara y directa. No se trata de reprender, criticar o hacer daño al otro; se trata, por el contrario, de hacer ver nuestro punto de vista respecto a algo, pero con cariño y respeto.

  • Realizar con frecuencia un autoexamen

  • Muchas veces nos empeñamos en creer que tenemos la razón y por eso nos disgustamos con los demás, o los ignoramos por tener un punto de vista ajeno al nuestro. Sin embargo, vivir el amor significa dejar a un lado las debilidades de los demás y concentrarse en los propios errores, con el fin de cambiar y ser mejores cada día. Hacer un autoexamen al mes puede ayudarnos a lograr este objetivo, para incentivar el crecimiento propio y el de los demás.

  • Advertisement
  • Ponerse en los zapatos del otro

  • Esta frase, de cajón nos da un hábito imprescindible para construir el amor en la vida familiar. Siempre, en cualquier circunstancia, positiva o negativa, nos debemos poner en el lugar del otro para comprender sus sentimientos y sus actos. Es lo contrario a juzgar, porque se trata de intentar vivir lo que el otro está viviendo, así sea por un momento, a fin de entender y ayudar a esa persona en determinada situación.

  • Buscar el bien para todos

  • El amor hacia los demás nace en parte del amor hacia uno mismo. Por eso, cuando queremos vivir el amor en familia buscamos el bien propio y el de los demás. A pesar de las diferencias y de las debilidades que existen entre los miembros de una familia, siempre debemos encontrar el bien para todos. Por ello es sano lograr el beneficio propio y, al mismo tiempo, el beneficio de los demás a través de nuestros actos.

  • Intenta mantener y practicar estos cinco hábitos para cultivar el amor en tu familia, a pesar de la falta de tiempo, de las diferencias y de los problemas que puedan surgir. Hacer el esfuerzo por lograrlos, tú lo verás, vale la pena.

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

Si te gustó este artículo, compártelo ...

Andrea Echeverri Gutiérrez es colombiana; Comunicadora Social y Periodista con estudios especializados en Gerencia del Servicio. Ha obtenido dos premios otorgados por la Universidad de la Sabana a varios de sus poemas. Es casada y tiene un bello hij

8 razones, a veces olvidadas, por las que debes de visitar a tus padres y abuelos

Lamentablemente, no siempre hay un mañana para hacer lo que no hicimos hoy; viaja al fondo de tu corazón y redescubre por qué no puedes posponer más esta visita.

Advertisement
Danos tu opinión
 

Gracias por suscribirse a nuestra lista de correo electrónico. Por favor, disfrutar de nuestros últimos artículos .

tumblr