Dar amor sin mirar a quién: lección de los niños a los adultos

Si eres un adulto que añora su infancia y disfruta cada momento que pasa con sus hijos, te invito a ver el mundo a través de los ojos de los niños, quienes saben dan amor sin mirar a quién.

14,344 views   |   14 compartido
  • No hay mayor inocencia y pureza que la de un niño. Todo sería muy bonito si de adultos conserváramos la capacidad de ver el mundo y lo que nos rodea con los ojos de un pequeño. Esta es la condensación de una humanidad cada vez más sensible al dolor ajeno, “Y dijo: De cierto os digo, que si no os convirtiereis, y fuereis como niños, no entraréis en el Reino de los cielos” (Mateo 18:3).

  • A veces no es fácil recordar cuando éramos niños, pero sí que nuestras preocupaciones eran mínimas, y aunque teníamos retos solíamos enfrentarlos y solucionarlos con una sabiduría que los adultos añoraban. Quizá las cosas hayan cambiado un poco, posiblemente porque el ambiente que en la actualidad rodea a los infantes está plagado de tecnología y violencia; y por los padres que, casi por obligación, deben trabajar más horas que las que pasan con sus hijos; eso ha hecho que el mundo en el que crecen los niños cambie de manera radical. No obstante, la inocencia y la bondad se niegan a abandonarnos.

  • Como padres, tíos y abuelos debemos esforzarnos por criar y educar niños que sean capaces de respetar, amar y ayudar a los demás; que dentro de los valores que se les inculquen en casa tengan la capacidad de SERVIR a los demás sin esperar nada a cambio, que hagan buenas obras por el placer de hacerlo. Que no solo se les eduque para servir sin embargo, sino para que disfruten de la vida, de su infancia. Jean-Jacques Rousseau dijo en su libro Emilio (o de la educación): “La razón impone que los niños, antes de crecer y madurar, puedan vivir con plenitud su propia infancia. Si, como quizá comience a suceder ahora, invertimos el orden, produciremos frutos precoces que no tendrán madurez ni gusto y que se pudrirán muy pronto".

  • Cuánta razón tuvo Rousseau, porque si un niño no vive a plenitud su infancia, y como adultos los obligamos a vivir sin experimentar la dulzura de la inocencia y el amor, los estamos condenando a ser personas amargadas e insufribles que no solo serán infelices, sino que harán infelices a quienes los rodeen.

  • propone una filosofía de vida infantil que me gustaría hilvanar en los siguientes puntos:

    • Los niños criados con amor están capacitados para dar amor y ser responsables en su adultez. Por esta razón las burlas y la discriminación a temprana edad marcan las vidas de los pequeños volviéndolos indiferentes al sufrimiento de sus iguales.

    • Las discapacidades físicas o mentales que padezca un menor no deben ser objeto de etiqueta para distinguirlo de otro. Si caemos en el error de hacer este tipo de “etiquetamientos” estamos enseñando a los niños a que es correcto discriminar, e incluso a sentir lastima por quien no es igual a ellos.

    • Fomentar el amor al prójimo y la amistad entre niños con capacidades especiales y niños “normales” debe empezar por casa y continuar en la escuela. Como padres o adultos responsables no podemos permitir que la educación en amor, valores y respeto dependa de uno de estos dos ámbitos, porque se trata de un tema mancomunado.

    • Donde los adultos vemos diferencias los niños ven posibilidades. No pretendas jamás juzgar la manera en la que piensa un niño desde tu punto de vista. El niño no ve a una persona que vive en la calle como a alguien malo o que puede hacer daño. Como padre o madre, tío o familiar, somos responsables de proporcionarle al niño cuidado y respeto, edúcalo entonces para que cuide de sí mismo, siempre y cuando lo que le enseñes sea a amar y ayudar al prójimo y no a tener miedo de lo que no conoce y a aborrecer a quien no es igual a él.

    • Un niño lastimado emocionalmente siempre puede recuperar la confianza en las personas a través de la ayuda propicia, mediante la única herramienta que ha ayudado a las civilizaciones a seguir adelante a pesar de la violencia, ese mecanismo forjador de los grandes corazones es: el amor, la caridad y el altruismo.

  • Advertisement
  • Los niños son seres maravillosos, dispuestos a dar amor y a ayudar a quien lo necesite; son pequeñas baterías generadoras de actos de bondad, conscientes del mundo que los rodea, de la bondad y la maldad que les circunda; y aun así, pese a todo el dolor o maltrato que puedan vivir, están dispuestos a cambiar el mundo y a hacerlo un lugar mejor para vivir. Nuestra función como adultos es educarlos y orientarlos para que tengan el futuro que deseen; pero, sobre todo, debemos tener la mente abierta para aprender de ellos lo que hemos olvidado, a DAR AMOR SIN MIRAR A QUIÉN.

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

Haz clic abajo para compartir

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.

Aeroméxico (sin saberlo) transporta el polizonte más escalofriante de la historia y las redes estallan

Un viajero inusual que no tuvo que pagar boleto hizo de la experiencia de algunos pasajeros, un viaje único con una de las líneas aéreas más importantes del mundo.

Advertisement
Danos tu opinión
 

Gracias por suscribirse a nuestra lista de correo electrónico. Por favor, disfrutar de nuestros últimos artículos .

tumblr