Si te pasas la mañana queriendo tomar una siesta, este artículo es para ti

¿Te cuesta trabajo hallar tiempo para todos tus planes? Conviértete en un madrugador.

14,783 views   |   33 compartido
  • Aunque mucha gente cree que desvelarse para hacer algún trabajo, estudiar o resolver conflictos les da buen resultado, la realidad es completamente opuesta. Es muy seguro que quienes estudian, trabajan o se desvelan para alguna otra actividad, se estén sobrecargando de estímulos como la iluminación fuerte y hábitos de alimentación inadecuados para poder “espantar” el sueño. Por lo general, todos debemos levantarnos temprano, y quienes tienen hábitos nocturnos suelen decir que las primeras tres a cinco horas de la mañana son improductivas, porque se dedican a “despertarse” y no responden igual.

  • Si es tu caso, entonces has estado haciendo las cosas al revés. Las primeras horas de la mañana son las más aprovechables, las más eficientes fisiológica, mental e incluso espiritualmente. Si cambias tus hábitos nocturnos por matutinos, tus horas de estudio y de trabajo serán más productivas, tu desempeño intelectual y laboral mejorará de modo potencial y, lo más importante, serás un ser humano más feliz. Aquí puedes encontrar los beneficios de madrugar y aquí lo potencialmente peligroso de desvelarse.

  • Puede que no resulte fácil cambiar, pero leer libros, estudiar o incluso ver películas durante las primeras horas de la mañana puede resultar mucho más provechoso, porque nuestra mente acaba de ser “reajustada” por medio del sueño. Mientras que si hacemos todas esas actividades durante las horas de sueño de la noche, nuestra mente está siendo muy exigida en un momento en el que ya hay un cierto agotamiento mental y físico, el cual solemos ocultar con bebidas (como el café) y otros estímulos como la luminiscencia de una computadora y de nuestro cuarto.

  • Conviértete en un madrugador

  • Los siguientes son algunos sencillos consejos que te ayudarán a convertirte en un madrugador y, con ello, mejorar tu salud, tu rendimiento y tu carácter.

    1. Respeta tus horas de sueño. Los adultos debemos tener un descanso de aproximadamente siete horas de sueño. No reduzcas esa cantidad: es mejor sacrificar un buen programa nocturno de televisión que someter tu mente y tu cuerpo al agotamiento que hará que tu descanso no sea completo.

    2. Retírate a dormir temprano. Programa tus horas y disciplínate para irte a dormir temprano. Toma tus últimos alimentos del día un par de horas antes de ir a descansar, y no hagas comidas muy pesadas, irritantes o estimulantes. Apaga la computadora, las luces de tu casa y la televisión aproximadamente 45 minutos antes de la hora en que programaste irte a dormir. Date tu tiempo para sentirte somnoliento por la falta de luz y haz tu propia rutina para dormir (aseo, ropa de dormir, etc.).

    3. Usa un despertador que esté lejos de tu cama y que reproduzca una música fuerte y animosa. Cuando yo era un joven estudiante de bachillerato, debía levantarme muy temprano porque la escuela quedaba muy lejos. Programaba el radio receptor de la sala de la casa para que sonara una estación de música animada. Así, cuando comenzaba a sonar, yo tenía que bajar desde mi habitación a apagar o bajar el volumen de la música. Esa actividad me ponía más cerca del lavabo, la ducha y el desayuno, que de volver a la cama.

    4. Dale sentido a tu madrugar. No te levantes temprano sólo para tener mucho tiempo libre. Mejor, decide cuál será la razón por la que te levantarás muy temprano. Por ejemplo, lee un libro o estudia para tus exámenes. Si eres de los que entran a la escuela o al trabajo muy temprano, aprovecha para desayunar adecuadamente y estar listo. Mejorará tu puntualidad, tu salud y, sobre todo, tu actitud.

  • Advertisement
  • Finalmente, persiste. Mis profesores de deportes en la preparatoria y muchos amigos expertos, me han dicho que para adquirir un buen hábito es necesario repetirlo durante al menos 22 días ininterrumpidos. Después de ese tiempo, tu cuerpo y tu mente realizan las actividades con más agilidad, naturalidad y eficiencia. No te des por vencido y alcanza tus 22 días de madrugar: después será más fácil.

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

¡Toma un momento y compártelo!
Advertisement
Danos tu opinión
 

Gracias por suscribirse a nuestra lista de correo electrónico. Por favor, disfrutar de nuestros últimos artículos .

tumblr