La envidia, el peor enemigo

Este artículo te ayudará a encontrar un camino para superar la envidia y evitar que tus hijos se vean contaminados por esta emoción destructiva.

18,137 views   |   52 compartido
  • Lo que más me incomoda de la envidia es cómo me hace sentir: para nada es un sentimiento positivo y mucho menos una experiencia agradable. ¿Quién no la ha sentido alguna vez? Me atrevería a decir que todos, porque mucha gente tiene cosas o goza de situaciones que nosotros no tenemos y codiciamos.

  • La envidia es, en resumen, un sentimiento de tristeza o enojo que experimenta una persona que no tiene o desearía tener para sí algo que otra posee. Es un problema ligado a la baja autoestima.

  • Infinidad de crímenes a través de la historia se han cometido por efectos de la envidia. La Biblia narra algunas historias, como la de Caín y Abel, por nombrar sólo la primera y quizás más conocida: Caín mató a su hermano Abel. Génesis 4:5-8 dice:

  • “... pero [Jehová] no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante… Y dijo Caín a su hermano Abel: Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató”.

  • ¿Qué tal el ejemplo? Vemos entonces que no es un “mal de los tiempos modernos”, surgido a razón del dinero o la vida superficial y efímera de la actualidad. Es algo que brotó con los mismos hombres, pues pueblos enteros desaparecieron a manos de otros que codiciaban lugares con mejores vistas y más riquezas, exterminando personas sin piedad. Así es: la envidia es también el origen de las guerras.

  • Y es justo a eso lo que debemos temer, que a raíz de ese sentimiento negativo, podemos llegar a ser capaces de acciones bastante reprobables. Muchos matrimonios y carreras se han visto dañados por la envidia y además hace que no seamos honestos con las personas que amamos.

  • Las consecuencias de la envidia son

    1. Nos vuelve rencorosos.

    2. Nos convierte en personas tristes y propensas a padecer ansiedad.

    3. Por estar al tanto de los logros ajenos, perdemos de vista nuestras metas y sueños, perdiendo así grandes oportunidades.

    4. Una persona envidiosa no disfruta de sus triunfos, sino que está insatisfecha constantemente, pensando en los logros de los demás y sintiéndose frustrada día con día por lo que no tiene y otros sí.

    5. Nos puede llevar a tomar decisiones equivocadas respeto a los demás, por sentir rencor y odio.

    6. Deteriora las relaciones familiares al punto que podemos llegar al divorcio porque, aunque no lo creas, la envidia entre esposos existe debido a sentimientos de competencia y de demostrar quién es mejor en algo.

    7. Nos vuelve víctimas y victimarios de la crítica y el chisme.

    8. Podemos llegar a cometer crímenes.

  • Advertisement
  • Sin embargo, no es un mal que no tenga cura, y si ponemos de nuestra parte podremos llegar a ser capaces de dominarla hasta que logremos hacerla desaparecer de nuestras vidas. Acá dejó algunos puntos que te ayudarán a controlarla de manera efectiva:

  • Reconoce tu propio valor

  • Tienes razón cuando piensas que no eres igual a los demás. Eso no te hace malo o bueno, te hace diferente y, por lo tanto valioso, tanto para ti mismo como para tu familia: ellos te aman por quien eres no por lo que tienes.

  • Recuerda que tus hijos son espectadores de todo lo que sientes, haces y dices

  • Que no te des cuenta no va a disminuír la atención que ellos pongan en tu comportamiento, que a larga van a imitar. ¿Quieres a un envidioso entre tus pequeños?

  • Ten presente que hay personas con ambiciones diferentes a las tuyas

  • Ellos han hecho esfuerzos que no conoces para lograr sus metas y las han alcanzado a través de grandes sacrificios y tú no conoces esa historia detrás de su éxito. Tal vez hay algo en sus historias que no te gustaría vivir.

  • No toda la gente que tiene todo lo que tú quieres, y es feliz con lo que posee

  • ¿Lo habías considerado?

  • Alégrate de los triunfos de los demás

  • Eso te liberará de cargas y te permitirá ver el mundo desde otra perspectiva.

  • Perdónate a ti mismo por tus emociones

  • En mi caso, me hace sentir mal conmigo misma el sentir envidia; lo que suelo hacer es volcar mi atención a diversas actividades y poco después me siento mejor. Sólo me LIBERO DE ESE MAL SENTIMIENTO.

  • Es muy probable que en algún momento hayamos sufrido las consecuencias de la envidia, pero lo que nos hace mejores cada día es ayudarnos entre nosotros como familia a superar esos momentos de debilidad que exponen nuestros “bajos instintos” y nos hacen perder el control de nosotros. El truco es mantenerse consciente de que podemos controlarnos y corregirnos, para después poder apoyar a los nuestros en sus propias luchas interiores por superar sus desafíos personales, en este caso, la envidia.

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

¡Toma un momento y compártelo!

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.

Advertisement
Danos tu opinión
 

Gracias por suscribirse a nuestra lista de correo electrónico. Por favor, disfrutar de nuestros últimos artículos .

tumblr