Pautas para no tirar a tus hijos por la ventana

Se precisa de mucha paciencia para ser madre, pero también existen otras cosas que te pueden ayudar cuando estás a punto de tirar la toalla.

8,374 views   |   compartido
  • Toda madre conoce bien esos días: las quejas no terminan, las lágrimas son infinitas, nada les parece, nada los pone de buen humor y la desobediencia, ¡ya ni se diga! Y en consecuencia, nosotras como madres nos sentimos enojadas, frustradas, desesperadas y con un sentimiento de que algo estamos haciendo mal, o que algo está mal con nuestros hijos. Es en esos días cuando nos vemos con la tentación de tirarlos por la ventana, aunque sea por cinco minutos, para poder respirar y no perder la cordura.

  • Podemos coincidir en que no tiraremos a nuestros hijos por la ventana, aunque ganas nunca nos falten, pero las emociones que experimentamos en esos momentos son suficientes para dejarnos agotadas, sin ganas de hacer algo divertido. No puedo prometer que estas sugerencias te van a funcionar todo el tiempo y en toda situación, pero sí puedo garantizar que te ayudarán cuando tus hijos te pongan con los pelos de punta:

  • 1. Normaliza y valida tu experiencia

  • Toda madre ha sentido enojo y frustración hacia sus hijos, pero por algún motivo casi siempre olvidamos este pequeño detalle, que es de gran ayuda cuando sentimos que ya no podemos más: si miles de madres lo han hecho por siglos, yo también puedo. Es importante que no ignores lo que sientes: sientes lo que sientes porque eres humana, así que recuerda que tus hijos no necesitan una madre perfecta, te necesitan a ti.

  • 2. Cuídate a ti misma

  • No es suficiente validar lo que sentimos, tenemos que hacer algo al respecto, ya que todas esas emociones siempre encuentran la forma de salir a flote. Es mejor cuando nosotras tomamos riendas en el asunto y lo hacemos de forma positiva. El ejercicio, los hobbies, o tan solo unos cinco minutos en donde te das un descanso, son indispensables para manejar todas las situaciones que se nos presentan a diario, con nuestros pequeños.

  • 3. No olvides pedir perdón

  • Incluso cuando hacemos nuestro mejor esfuerzo, podemos fallar y perder el control. Es en estos momentos cuando se hace necesario pedirles perdón a nuestros hijos, ya que esto sana sus heridas y las nuestras. Hacerlo también nos sirve de recordatorio para evitar perder el control de la misma forma en un futuro.

  • Advertisement
  • Si todo esto falla, no te desanimes, ninguno de tus hijos vino con un manual. Así que aprende a tomar tus desafíos como oportunidades para ser una mejor madre el día de mañana. No puedes evitar sentir lo que sientes. Con todo, sí puedes decidir cómo reaccionar ante tan grandes emociones que ocasionan cuerpos tan chiquitos. Recuerda que si quieres tirar a tus hijos por la ventana, es porque ningún trabajo es más arduo que este. Y si buscas evidencia de que eres una buena madre, solo mira a través de tu ventana y te darás cuenta de que ninguno de tus hijos está allá afuera, están contigo, adentro.

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

¡Comparte con tus amigos!

Denhi Chaney es egresada de la Universidad de Brigham Young con maestría en Terapia de Matrimonio y Familiar. Denhi también es esposa y madre de un niño.

Advertisement
Danos tu opinión
 

Gracias por suscribirse a nuestra lista de correo electrónico. Por favor, disfrutar de nuestros últimos artículos .

tumblr