Los beneficios que te deja saber perdonar

“El que se niega a perdonar derriba el puente por el cual tendrá que pasar algún día”. Los beneficios que te deja saber perdonar.

41,049 views   |   219 compartido
  • Disfruto desmentir las ideas populares que considero incorrectas; desmontar y exhibir las fallas lógicas de algunos dichos o ideas tradicionales y ayudar a los demás a evitar los "lugares comunes" (clichés).

  • Aunque parezca contradictorio, lo que sí me gusta es hacer citas textuales por su valor poético, retórico, filosófico, ideológico e incluso práctico. También me encantan los refranes y dichos populares, porque considero que encierran un elevado nivel de sabiduría milenaria que se ha ido transmitiendo a lo largo de las generaciones.

  • Hoy los "lugares comunes" que quiero desmontar son un par de actitudes que tenemos ante el perdón cuando la vida nos pone en la necesidad de enfrentarlo.

  • "No soy nadie para perdonar", "Solo Dios puede perdonar, yo no"

  • Cuando hemos sido el blanco de una ofensa, agresión, traición, desengaño, decepción o de un simple descuido, la conducta más deseable es que el perpetrador del daño reconozca públicamente su falta y solicite ser disculpado o, dicho de otra forma, que se le otorgue el perdón.

  • Y entonces nosotros, en calidad de ofendidos, esgrimimos un argumento infantil para retener el perdón y así castigar al agresor el mayor tiempo que sea posible; de este modo experimentará la incertidumbre y el remordimiento sin fin hasta que esté satisfecha nuestra sed de venganza pasivo-agresiva.

  • ¡Momento! ¿Estoy diciendo que al negarnos a conceder el perdón de modo asertivo asumimos una actitud hostil e inadecuada? Precisamente eso es lo que quiero decir. Me parece curioso cómo nos negamos a creer en los designios de Dios por parecernos injustos o absurdos ("Un Dios amoroso no permitiría el hambre en el mundo", "¿Por qué Dios no impide la muerte de tantos niños en las guerras?"), pero sí respetamos el carácter inapelable de sus juicios cuando decimos: "No soy Dios para perdonar, que te perdone Él".

  • "Yo perdono, pero no olvido"

  • Es muy cierto que si una ofensa es muy severa, y sus consecuencias graves, el perdón llegará con mucha dificultad y después de mucho esfuerzo —en especial de parte del que perdona—, y quedarán muchas heridas como para olvidarse de lo que ocurrió.

  • Sin embargo, acéptalo: cualquiera que dice: "Perdono, pero no olvido", en realidad está diciendo de una manera cortés y "educada" algo como esto: "No voy a entregarme a la venganza contra ti, pero lo que has hecho definirá para siempre a tu persona en mi percepción".

  • Advertisement
  • Debemos perdonar

  • Por mucho que nos cueste entenderlo, el perdón es quizás más necesario para el que perdona que para quien recibe el don de ser perdonado. Me explico: es posible que esta sea la mayor de las injusticias en un acto ofensivo, de agresión, traición o decepción: una de las consecuencias de la herida radica en que para sanar, la persona ofendida debe trabajar con más ahínco en perdonar a su agresor para poder sanar lo mejor posible.

  • Lee este artículo.
  • Insisto: suena a algo muy injusto, pero esa es la naturaleza de la ofensa y la necesidad del perdón.

  • Hace mucho tiempo escuché el recital de un predicador y cantautor cristiano famoso entre el público hispano de Estados Unidos. No recuerdo sus palabras exactas, pero sí los principios que enseñaba en su recital. La sección que dedicó al perdón decía más o menos así:

  • Hay tres niveles de perdón:

  • Perdonar a Dios

  • Pareciera absurdo sentirnos ofendidos por Dios como para tener que perdonarlo. Pero es que a veces lo consideramos el responsable de todas las cosas malas que ocurren. Si logramos reconciliarnos con la Fuerza Suprema, y lo liberamos de su culpa –asumiendo que en esta vida las cosas están en manos de todos los que habitamos este mundo–, estaremos libres del resentimiento que puede devastarnos.

  • Perdonar a los demás

  • Cuenta un relato que un hombre fue llevado a una estación de policía por error, porque se pensó que había robado una moneda. En la estación se aclaró la inocencia del hombre, pero este quedó tan irritado por el episodio que no escuchó la disculpa que se le ofreció. Comenzó a platicar a cada persona que se encontraba en las calles el ultraje del que había sido víctima. El asunto lo obsesionó tanto que perdió la razón. Vivir sin perdonar puede estropear tu vida de un modo incalculable.

  • Perdonarse a uno mismo

  • Quizás esta sea una instancia muy poco reconocida del perdón. Todos nos hemos portado mal con alguien en nuestra vida. Y a pesar del tiempo, recordar lo que hicimos nos sigue haciendo sentir terribles. Si hemos sido perdonados por quien recibió nuestra ofensa, no deberíamos seguir enjuiciándonos por ello. Quizás necesitemos ayuda espiritual o profesional para alcanzar la reconciliación con uno mismo.

  • No dejes pasar más tiempo

  • Comienza a trabajar para perdonar a todos los que te han ofendido. El cantante cristiano lo dice así: "El perdón es un don que pone en libertad tu corazón". Por último, recuerda: "Aquel que se niega a perdonar, derriba el puente por el cual tendrá que pasar algún día".

  • Advertisement

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

Ayúdanos a pasar la voz ...

“Cómo un viaje salvó mi MATRIMONIO y mi vida (hará lo mismo por ti)”, 2 historias que te harán hacer los mismo

Descubre cómo salvar tu relación, renovarla y enamorarlo de ti como nunca antes (este secreto es accesible para todos)

Advertisement
Danos tu opinión
 

Gracias por suscribirse a nuestra lista de correo electrónico. Por favor, disfrutar de nuestros últimos artículos .

tumblr