¿Antes podías comprar más con el mismo dinero? economía familiar contra la inflación

Si el precio de la comida y de otros servicios y comodidades aumentan a mayor velocidad que los ajustes salariales, estás experimentando inflación.

5,376 views   |   16 compartido
  • Quienes hemos vivido en América Latina por algunos años entendemos los estragos que puede causar en la economía familiar una fuerte devaluación de la moneda, o una escalada de precios, conocida como inflación. ¿Sabes qué medidas seguir ante un caso así?

  • En economía hablamos de macro y microeconomía. Una se refiere al estado de las finanzas globales o del país o región donde vives; la otra, a las finanzas de un individuo o una familia, y es la que me interesa abordar en esta ocasión. No quiero aburrirte con una cátedra de las razones que la causan, o de sus ventajas y desventajas. Cuando enseñaba economía en el colegio, a menudo los padres de mis alumnos me hacían preguntas sobre este tema, y quiero compartirte algunas medidas básicas a considerar en caso de que en tu país se esté desatando la inflación. Estos consejos no aplican a todas las circunstancias, pero pueden ayudar a la familia promedio a mitigar algunos efectos negativos de este fenómeno:

  • Invierte en bienes durables

  • El valor del dinero pierde “poder adquisitivo” con rapidez. Lo que hoy cuesta un peso, mañana costará dos. Si tienes ahorros en moneda local es el momento de sacarlo del banco (o de debajo del colchón) e invierte en bienes durables y, si es posible, en inmuebles: un terreno, una casa, remodela tu baño o cocina, compra un automóvil, cambia los muebles, o incluso compra ropa. Los bienes durables son los que por lo general duran más de tres años. Pero no gastes por gastar, solo compra lo que en realidad necesites.

  • Ahorra en moneda extranjera

  • Si esto se hace en grandes sumas le hará mal a la macroeconomía, pero nadie te puede culpar por hacerlo. Primero que nada está tu bienestar personal y familiar. Si hay alguna moneda extranjera confiable, u otras comodidades, como el oro y la plata, que mantienen su valor a través del tiempo, es una buena opción el cambiar tus ahorros si es permitido hacerlo legalmente en tu país.

  • Empieza ya tu emprendimiento

  • Si habías estado esperando el momento de empezar un negocio, hazlo ya. Manejar un negocio durante tiempos de inflación no es fácil, pero un ingreso extra te servirá de mucho y tener el dinero o la oportunidad de negocios solo en espera no te beneficiará en nada. Comienza tu negocio aunque sea en pequeña escala. Ya vendrá el momento de crecer.

  • Evita las deudas

  • Si tienes deudas trata de liquidarlas lo antes posible. Los bancos y acreedores te prestarán, pero a tasas de interés exorbitantes. Con la inflación viene el desequilibrio económico, que puede llegar a afectarte en tu trabajo. No te arriesgues a estar metido en una deuda y que te quedes sin empleo. Si puedes evitar el alquiler, es lo mejor, vivir en una casa “prestada” es una forma de estar en deuda. Cuatro paredes, pero tuyas, te darán un alivio infinito y podrás sobrevivir aún con muy pocos ingresos.

  • Advertisement
  • Ahorra

  • En caso de que los demás consejos no te sirvan, habla con tu banquero a ver qué opciones de intereses te convienen. Usualmente, lo que te ofrece el banco será menor a la inflación, pero es mejor que tener el dinero bajo el colchón.

  • No esperes a fin de mes

  • El día que cobres es el mejor día para hacer compras. A fin de mes las cosas costarán más.

  • Almacena alimentos

  • Ten presente que ante una hiperinflación pueden suceder desabastecimientos en los supermercados. Mantén un mínimo de tres meses de despensa y, de ser posible, hasta de un año. Si está a tu alcance también almacena agua, combustible y gas. Verás que nunca te arrepentirás de hacerlo.

  • Paga tus diezmos

  • Por último, te invito a poner a prueba la promesa que Dios nos dio en la Biblia, en Malaquías capítulo 3, donde dice que si pagamos nuestros diezmos Él abrirá las ventanas de los cielos y no nos faltará alimento en nuestras casas. Ten fe en Dios, y Él proveerá.

  • Ante todo, usa tu buen juicio y sentido común para decidir de la mejor manera en tu caso particular. ¿Tienes algún otro consejo que te haya sido de beneficio? Coméntalo abajo.

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

¡Léelo, vívelo, compártelo!

Amiel tiene una licenciatura en Marketing y Comunicaciones de la Universidad Brigham Young

Sitio Web: http://facebook.com/amiel.cocco

Descubre cuál es tu verdadera personalidad como MAMÁ y sorpréndete con nosotros

Increíblemente, las mujeres tenemos una personalidad como mamás y una como mujeres. Descubre quién eres como mamá.

Advertisement
Danos tu opinión
 

Gracias por suscribirse a nuestra lista de correo electrónico. Por favor, disfrutar de nuestros últimos artículos .

tumblr