Pasar por momentos de turbulencia te acerca a Dios

La vida es una montaña rusa, eso lo sabes. Pero, ¿no tienes la menor idea de dónde sujetarte en momentos de turbulencia?

9,849 views   |   59 compartido
  • Una historia que leí hace poco me recordó un capítulo de mi vida, donde lo más valioso que tenía era confiar en Dios:

  • Una niña abordó un avión para viajar a Nueva York. Llamó la atención de todos al subir a la aeronave con boleto en mano. Se sentó al lado mío. Se veía que era una niña educada, segura e inteligente. Me miró, sonrió, sacó un libro y comenzó a dibujar y a colorear. A pesar de su corta edad ―a lo mucho 8 años―, no presentaba rasgos de ansiedad ni nerviosismo cuando despegó el avión. El vuelo no fue muy bueno, hubo tormenta y mucha turbulencia. Tras una fuerte sacudida todos los pasajeros se mostraban nerviosos, pero la niña mantenía la calma y la serenidad. ¿Cómo lo hacía? ¿A qué se debía su calma? Entonces, una mujer frenética le preguntó:

  • ―Niña, ¿no tienes miedo?

  • ―No, señora ―contestó la niña, y mirando su libro, agregó―, mi papá es el piloto.

  • Este relato me hizo pensar que a lo largo de nuestra vida vamos a encontrar sucesos que, de manera literal, van a “sacudirnos como una turbulencia”. Habrá momentos en los que veremos el suelo y, aun así, nuestros pies no pisarán lugar seguro; otros donde no encontraremos de dónde sostenernos y estaremos inseguros. En épocas de turbulencia debemos recordar que nuestro PADRE es el piloto y quien tiene el control de nuestra existencia, a pesar de las circunstancias; nuestras vidas están puestas en las manos del Creador, y si perdemos la fe, quedaremos a la deriva.

  • Recuerda

    1. Todo lo que sucede en la vida, bueno o malo, pasa por algo.__ Quizá no encontremos explicación para este suceso, pero debemos reconocer que pasado un tiempo, momentos y situaciones que parecían no tener sentido ni motivo, empiezan a “encajar” en el rompecabezas de la vida.
    2. Antes de decidir algo importante analicemos los pros y contras y, según esto, ACTUEMOS. Pero sobre todo, permitamos que sea nuestro Padre quien nos guíe.
    3. Enseñemos a nuestros hijos a “poner sus vidas” en las manos de Dios. Es de mucha importancia que criemos hijos con bases espirituales fuertes, con valores morales que los ayuden a tomar las decisiones correctas para su vida, su bienestar y su futuro.
    4. Planteémonos metas, luchemos por alcanzarlas y no nos sintamos frustrados si a la mitad del camino las cosas no se presentan como deseábamos.__ Lo mejor es no ser testarudos. En ocasiones las cosas que deseamos no son las que nos harán más felices o nos beneficiarán; esta es una lección que aprendí a regañadientes.
    5. “Perder por conocer no es perder”. Yo diría que es APRENDER. No pierdas tu norte o tus esperanzas porque no has alcanzado la meta que tenías en mente. Siempre se aprende algo y lo que se aprende, sirve de experiencia para no volver a cometer los errores del pasado.
    6. Antes de alcanzar una bendición se presentará una prueba.__ Esto es una gran verdad, ya que seremos probados para ver si somos fuertes y merecemos la bendición por la que hemos luchado. Es cuestión de no renegar y no darnos por vencidos mientras andamos el camino que, creemos, nos llevará a lograr nuestros sueños.
    7. “El trabajo arduo bien vale la pena”; te sorprenderá lo que puedes lograr si te esfuerzas. Esta es una frase que tengo en la pared frente a mi escritorio, y cada que voy a escribir, la leo e interiorizo. Escribir antes que un trabajo, es gratificante, es mi sueño, mi pasión y sé que el esfuerzo trae gratas recompensas, y más cuando lo que más deseas es agradar al Padre celestial.
  • Advertisement
  • Siempre ten presente lo siguiente: no hay metas imposibles, solo hombres incapaces. Confía en Dios y pon tu meta en sus manos, ten la certeza de que si confías en Él no habrá un solo paso en falso u obstáculo que no se derribe en tu camino hacia el éxito. Pero, sobre todas las cosas, enseña a tus hijos a no temer el camino incierto; las escrituras dicen, “Y Jesús les dijo: por vuestra poca fe; porque en verdad os digo que si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: ‘pásate de aquí allá’, y se pasará; y nada os será imposible” (Mateo 17:20).

  • ===

  • NOTA: El punto de vista del autor no necesariamente representa la opinión editorial.

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

Si te gustó este artículo, compártelo ...

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.

8 formas INFALIBLES para ahorrar por esas vacaciones que tú y tu familia se MERECEN

Los mejores secretos de la boca de los expertos para que cuando lleguen las vacaciones, las de tu familia ya estén pagadas. ¡Sólo te quedará empacar y DISFRUTAR!

Advertisement
Danos tu opinión
 

Gracias por suscribirse a nuestra lista de correo electrónico. Por favor, disfrutar de nuestros últimos artículos .

tumblr