Primeros auxilios: lo que todos los padres deben saber

Cuando suceden accidentes en casa, muchas veces los nervios nos juegan malas pasadas. Pero la mejor manera de que esto no ocurra es prepararnos para las contingencias.

1,587 views   |   16 compartido
  • Si tienes hijos o por alguna razón eres responsable del cuidado de algunos niños, sabes que éstos son lo más parecido a un imán para los golpes, las enfermedades y los peligros. El hecho de que aún no cuenten con la plena capacidad de identificar los riesgos ni saber qué hacer ante ellos, los hace vulnerables a casi cualquier cosa. Si a esto agregamos su innata curiosidad, nos enfrentamos a un verdadero reto cuando hablamos de mantenerlos seguros.

  • Por lo general, apostamos a la prevención como la mejor alternativa, sin embargo, cuando se trata de niños ésta no siempre es suficiente ya que cuando desean algo, su imaginación y determinación son capaces de desbaratar el más elaborado plan de seguridad.

  • La alternativa entonces es estar preparados para cualquier situación, saber cómo reaccionar y qué hacer es toda la diferencia entre un suceso sin importancia y una fatalidad. La buena noticia es que casi todos los contratiempos pueden contenerse con cinco primeros auxilios que abarcan los incidentes más comunes de grandes y chicos. A continuación los comparto contigo, deseando que en caso de ser necesario, te sean de utilidad para evitar un problema mayor.

  • También te recomiendo la siguiente lectura, si es que acaso estás debutando como mamá: ¿Mamá primeriza? 6 consejos básicos para no entrar en pánico

  • 1. Quemaduras

  • Aunque generalmente asumimos que estas lesiones suceden al tener contacto con altas temperaturas, el frío, al igual que el calor también quema, así como también lo hacen ciertos productos químicos y las descargas eléctricas. La intensidad de las quemaduras va del primer grado -siendo éstas las más leves- hasta las de tercer grado, las más severas.

  • Cuando nos enfrentamos a quemaduras consecuencia de un frío extremo, es preciso estabilizar la temperatura corporal con bebidas calientes y abrigo, así como introducir la parte del cuerpo afectada en un recipiente con agua caliente entre los 37 y los 40 grados centígrados.

  • En caso de que las lesiones hayan sido ocasionadas por calor o algún tipo de sustancia química, se recomienda echar agua fría durante 10 o hasta 30 minutos en la parte del cuerpo lesionada. En caso de realizar esta medida, es importante tener cuidado, ya que algunos químicos reaccionan con el agua, por lo que debe tenerse claro qué fue lo que ocasionó la quemadura. No apliques pomadas, ni revientes ampollas, mantenlo hidratado y coloca apósitos o banditas húmedas y estériles sobre las heridas.

  • Advertisement
  • 2. Fracturas

  • Existen varios tipos de fracturas, las llamadas abiertas, en las que el hueso rompe la piel y queda expuesto; las cerradas, en las que éste no sale por la piel y las llamadas fisuras, que son una fractura parcial. Los síntomas en todos los casos son dolor intenso, deformidad de la zona, pérdida de funcionalidad, inflamación y enrojecimiento en la zona.

  • En caso de enfrentarte a cualquiera de ellas, lo primero es evitar mover la extremidad y mantenerla en la posición en que se encuentre, sin tratar de acomodar el hueso. En caso de que la fractura sea expuesta, cubrir con un apósito, gasa o tela limpia para evitar que se infecte y no mover a la persona lesionada a menos que conozcas los procedimientos médicos. De no ser así, espera la atención adecuada y no intentes vendar la zona afectada, así sean los dedos de pies o manos.

  • 3. Asfixia

  • Las causas más comunes de asfixia se deben a que los niños llegan a ingerir objetos que usualmente se llevan a la boca. Si bien este tipo de acciones es parte de su desarrollo -ya que implica una forma de conocer el mundo- lo mejor es evitar que jueguen con objetos pequeños, no darles alimentos con semillas o cáscaras duras y vigilar que no corran o se queden dormidos mientras comen.

  • La forma en la que se debe proceder en casos de asfixia depende de si la persona puede o no respirar. Si le es posible hacerlo, se le debe pedir que tosa varias veces, con la intensión de que expulse el objeto que está obstruyendo su garganta. En caso de que no pueda respirar, se deben aplicar las siguientes técnicas para abrir las vías respiratorias: acostar al convaleciente bocarriba y poner una mano en su frente y el dedo medio e índice de la otra mano debajo de la barbilla e inclinar su cabeza hacía atrás.

  • La segunda opción es de mantener de pie a la persona afectada y abrazarla desde atrás por debajo de las axilas y a la altura del ombligo, mientras se ejerce presión para forzar que expulse lo que sea que obstruye la respiración.

  • 4. Envenenamiento

  • Los venenos pueden respirarse, ingerirse, inyectarse o hacer efecto por contacto con la piel. Algunos síntomas de envenenamiento son irritación ocular, náusea, mareo, vómito, dolor de cabeza, convulsiones, alteración del estado de conciencia, quemaduras en la nariz y/o comisura de los labios, así como un color azulado en los mismos. El procedimiento estándar ante tales situaciones es en primer lugar, alejar a la persona de aquello que causó el problema. En caso de absorción enjuagar con abundante agua y si hubo ingesta, no inducir el vómito y buscar ayuda inmediata.

  • Advertisement
  • 5. Heridas

  • Éstas pueden ser ocasionadas por caídas, cortaduras o golpes. En la infancia suelen ser recurrentes, pero no graves las más de las veces. Sin embargo, es importante saber reaccionar cuando ocurren, por ejemplo, aunque solía ser algo que se hacía de manera frecuente, el torniquete solo se recomienda en caso de amputaciones. Lo mejor es descubrir la herida, limpiarla y desinfectar el área, aplicar yodo para evitar infecciones y cubre la herida, si tiene objetos incrustados evite retirarlos. Recuerda no auto medicarte para evitar infecciones o alergias. En caso de hemorragia, ejerce presión durante 5 o 10 minutos, también puedes poner hielo envuelto en un trapo y aplicar un vendaje moderado.

  • Ser capaces de mantener la sangre fría para que los nervios no nublen nuestro juicio y tener la capacidad de reacción, es sumamente importante. También lo es procurar la ayuda necesaria, porque no debemos olvidar que estas recomendaciones son solo los primeros auxilios, más no los únicos si queremos mantener a salvo a nuestros hijos. En caso de ser necesario, no dudes en acudir al médico para una revisión.

  • Te invito a leer Ideas para prevenir quemaduras en casa

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

¡Léelo, vívelo, compártelo!

Yordanka Pérez Giraldo, Cubana de nacimiento, mexicana por elección.

“Cómo un viaje salvó mi MATRIMONIO y mi vida (hará lo mismo por ti)”, 2 historias que te harán hacer los mismo

Descubre cómo salvar tu relación, renovarla y enamorarlo de ti como nunca antes (este secreto es accesible para todos)

Advertisement
Danos tu opinión
 

Gracias por suscribirse a nuestra lista de correo electrónico. Por favor, disfrutar de nuestros últimos artículos .

tumblr