Niña de 12 años hace algo inesperado en la sala de partos luego de la inesperada pregunta del médico

La fortaleza de esta niña es digna de admirar, su presencia en la sala de partos fue crucial y las imágenes se comparten por todo el mundo.

458,651 views   |   506 compartido
  • Tuve dos cesáreas y me hubiera encantado tener partos naturales. Creo que el mayor poder que tiene una mujer es dar a luz a un hijo. Presenciar el nacimiento de un bebé debe ser algo mágico y especial. Más aún si el nacimiento que estás presenciando es el de tu propio hermanito. Una historia conmovedora y de gran valor emocional.

  • Las fotos de una niña en una sala de partos se volvieron viral, tras dejar al descubierto la gran emoción que trasluce su rostro. Según Huffington Post, la niña, llamada Jacee, acompaña a su madre Dede Carraway, quien está a punto de dar a luz. Era un hecho que la niña iba a acompañar a su mamá dentro de la sala de partos, y el equipo médico estuvo de acuerdo. Pero lo que luego preguntó el partero no se lo esperaban.

  • Un pedido desesperado y las dudas de sus padres

  • Hacía un tiempo que Jacee venía insistiendo en que quería estar presente en la sala de partos cuando su madre estuviera lista para dar a luz al bebé. Sus padres consideraban que la niña aún no estaba emocionalmente madura para transitar un momento así. Tal vez la sangre, el aspecto del bebé recién nacido, el rostro de dolor de su madre, y el instrumental médico, serían demasiado para una niña de 12 años. Sin embargo ella estaba muy segura e insistía. Así que, haciendo caso al deseo de la pequeña, dejaron que presenciara el parto.

  • Habían acordado que la niña estaría allí para acompañar a su madre, pero sin interferir en el proceso y sin molestar. Sin embargo, el curso del momento tomó un rumbo impensado para todos. Jacee se había quejado de que, desde el lugar donde se encontraba, no tenía espacio para ver nacer al hermanito, y que se perdería ese momento. Fue entonces cuando el médico le hizo una gran pregunta.

  • Advertisement
  • La pregunta y la emoción de todos

  • Según la publicación de Love What Matters, el doctor le dijo a la niña "¿por qué no te vistes y vienes a ayudarme a nacer al bebé?". La pregunta desconcertó a todos, pero la niña lejos de resistirse, rápidamente fue a colocarse la vestimenta adecuada y los guantes, para recibir a su hermano.

  • El médico entonces dejó que la niña recibiera con sus manos la cabecita de su hermanito, y hasta tuvo el honor de cortarle el cordón umbilical. Las primeras fotos fueron publicadas por una amiga de la familia, Nikki Smith, y luego fueron replicadas por cientos de medios en el mundo entero.

  • Su madre, notoriamente conmovida, dijo en una entrevista a Huffington Post "En las fotos, ves las expresiones en su rostro. No había un ojo seco en la habitación. Ella hizo emocionar a todo el mundo, porque estaba tan feliz. Ni siquiera puedo explicar las emociones que tuve".

  • Advertisement
  • Los niños demuestran gran fortaleza

  • Para la mayoría de las personas, nos parece que una sala de partos no es escenario adecuado para un niño. Sin embargo, muchas veces ellos viven a través de nuestras experiencias y de nuestro propio relato de las cosas. Si un niño crece escuchando que un parto es dramático, que hay sangre, que lo que verá es feo, o doloroso, sin dudas tendrá un preconcepto y no lo tomará de forma natural. Pero si se lo deja saciar su curiosidad, experimentar y descubrir por sí mismo el milagro de la vida, esta experiencia puede ser doblemente conmovedora, tanto para la familia misma como para el niño en particular, pues un hecho así podrá marcarlo el resto de su vida.

  • Mi hija de 4 años y medio me pide una y otra vez ver el video del momento de su nacimiento. Tengo la suerte de tener grabado el video del momento en que ella nació, por cesárea. Jamás se impresionó, al contrario, sus preguntas fueron precisas y de índole exploratorias. Se emociona cada vez que lo ve y le alegra saber que la recibimos con tanto amor. El tabú está en nuestra mente. Ellos son seres especiales, que toman las cosas con mucha más naturalidad que nosotros, los adultos. De hecho, el momento del nacimiento de una persona es uno de los momentos más maravillosas del ciclo de nuestra vida, y no deberíamos por qué avergonzarnos de ello u ocultarlo.

  • La niña de esta historia adujo que, luego de pasar por este gran momento, tiene decidido que quiere ser médica obstetra, para ayudar a las madres a traer hijos al mundo. Lejos de impresionarse, el hecho la ha marcado para el resto de su vida. Y tú, ¿dejarías que tu hijo presencie el parto de su hermanito?

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

Ayúdanos a pasar la voz ...

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.

Sitio Web: http://lasillamecedora.blogspot.com

Advertisement
Danos tu opinión
 

Gracias por suscribirse a nuestra lista de correo electrónico. Por favor, disfrutar de nuestros últimos artículos .

tumblr