Cargó a su bebé muerto sin decir nada para no arruinar las vacaciones familiares

Pudo haberle costado la vida. Pero su objetivo era no arruinar la felicidad de su familia

93,956 views   |   30 compartido
  • Debbie King, casada con la estrella de X-Factor, Jonathan Ansell, estaba muy feliz porque esperaba su tercer hijo. Sin embargo, mientras estaban de vacaciones sufrió un aborto espontáneo y ello casi acaba con la vida de esta madre.

  • De acuerdo a The Sun, Debbie y su esposo no quisieron decir a nadie acerca de su tercer embarazo. Estaban muy felices de darles un hermanito a sus hijos Siena, de 6, y Dexter, de 2 años. Entonces, se embarcaron en un viaje placentero rumbo a Lanzarote, una paradisíaca isla en el archipiélago canario, en España.

  • Debbie cursaba su décima semana de embarazo. Al comienzo del mismo, la mujer había tenido un pequeño sangrado pero cuando se realizó una ecografía la misma arrojó que todo estaba bien y el embarazo marchaba de forma correcta. Entonces decidieron partir rumbo a sus vacaciones.

  • A los tres días de estar vacacionando, Debbie comenzó a sentirse mal y tuvo una hemorragia. Según The Sun, fueron al centro médico más cercano y allí el médico les dijo que podía escucharse un latido del corazón, pero era muy lento y el feto no se movía, y que debían ir de inmediato al hospital más grande que se encontraba en la Capital. "Llegamos allí y nos hicieron una exploración, pero desafortunadamente después de unos minutos, el médico dijo que no había latido del corazón", dijo Debbie.

  • Pero no quiso arruinar las vacaciones de sus dos hijos

  • Debbie había perdido su bebé, y debía someterse a un legrado, que es cuando limpian por completo el útero de los restos del embarazo cuando se produce un aborto. Sin embargo, la mujer quiso esperar a terminar las vacaciones para no arruinar los días felices de sus hijos. Se quedaron unos 10 días más en los que ella intentaba ocultar su dolor por la pérdida reciente de su embarazo.

  • Su médico de cabecera le había dicho a Debbie que podía esperar para realizar la limpieza del útero cuando regresara a Inglaterra, es por ello que ella se quedó tranquila. De esa manera no estropearía las vacaciones de su familia, pensó, y se sometería a la intervención ni bien llegara a su país.

  • Al regresar a Inglaterra, fue al hospital a realizarse el legrado y quitar los restos de tejidos en su útero. El procedimiento se haría con anestesia local y no debería tomar más de 10 o 15 minutos. Cuando los médicos estaban removiendo parte de tejidos y placenta, Debbie comenzó a sangrar profusamente, la hemorragia no se detenía y su vida estaba en peligro.

  • Advertisement
  • La causa fue la placenta percreta

  • Para saber qué era lo que estaba produciendo la hemorragia, los médicos realizaron una videoendoscopia y descubrieron que la placenta se había unido a la cicatriz de su anterior embarazo. La placenta había crecido entonces en la brecha entre su útero y su vejiga, y cuando los médicos intentaban retirarla fue cuando se produjo la hemorragia.

  • Los doctores le explicaron que lo que padecía era el trastorno conocido como "placenta percreta", que es cuando la placenta se adhiere y crece a través del útero, extendiéndose en ocasiones a los órganos cercanos, como la vejiga, de acuerdo al portal Nacer Sano.

  • Debbie necesitó estar hospitalizada unos días más para quitar el exceso de placenta sin dañar la vejiga. No sólo lo lograron, sino que no le quedaría ningún tipo de secuelas, según le explicaron.

  • Problemas con la placenta que pueden ser muy peligrosos

  • Según el sitio Nacer Sano, la placenta crece en la parte superior del útero y permanece ahí hasta que nace el bebé. Luego, finalizando el parto, la placenta se va separando de la pared del útero, y las contracciones la empujan para poder sacarla.

  • Pero muchas veces la placenta se adhiere a la pared del útero con mucha profundidad, y ello puede causar sangrado peligroso que puede terminar con la muerte de la madre. Esos casos suceden en alrededor de 1 de cada 530 nacimientos por año.

  • Hay tres formas de denominar a la placenta según cómo se adhiere:

    • accreta: cuando la placenta se adhiere con demasiada profundidad y muy firmemente al útero.

    • increta: cuando se adhiere aún con más profundidad en la pared muscular del útero.

    • percreta: la placenta se adhiere y crece a través del útero, extendiéndose a los órganos cercanos, como la vejiga.

  • Factores de riesgo

  • Advertisement
  • Según la American Pregnancy Association, mientras más cesáreas tenga una mujer, más probabilidades tendrá de desarrollar placenta acreta, increta o percreta. Según la misma fuente, si bien se desconoce la causa específica de la placenta adherida, puede relacionarse con la placenta previa y cesáreas anteriores.

  • La importancia de los controles

  • La placenta adherida representa un riesgo de vida para la madre, ya que los intentos manuales de separar la placenta en el momento del parto puede producir una hemorragia que derive en la muerte misma o en la histerectomía.

  • Es por todo esto que los controles durante el embarazo son muy importantes. Una ecografía de rutina puede detectar el estado de la placenta para saber luego cómo actuar durante el parto y prevenir cualquier riesgo tanto para la madre como para el bebé.

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

¡Toma un momento y compártelo!

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.

Sitio Web: http://lasillamecedora.blogspot.com

8 formas INFALIBLES para ahorrar por esas vacaciones que tú y tu familia se MERECEN

Los mejores secretos de la boca de los expertos para que cuando lleguen las vacaciones, las de tu familia ya estén pagadas. ¡Sólo te quedará empacar y DISFRUTAR!

Advertisement
Danos tu opinión
 

Gracias por suscribirse a nuestra lista de correo electrónico. Por favor, disfrutar de nuestros últimos artículos .

tumblr