Mi esposo y yo peleamos mucho, ¿cómo dejar de hacerlo?

Ya sea que discutas por dinero, la educación de los hijos, o por cualquier detalle que te lleva incluso a no dirigirle la palabra a tu esposo por días, este artículo seguro te ayudará.

247,726 views   |   2,931 compartido
  • Una fiel lectora de esta página tuvo la amabilidad de enviarme un mensaje diciendo: "Sé que amo a mi esposo, pero peleamos tanto que ya comienzo a dudar que sea amor lo que sentimos". Sus palabras me conmovieron profundamente, pues ella -como muchas de nosotras- hemos experimentado en algún momento de nuestro matrimonio estar en desacuerdo, discutir y hasta pelear con nuestro cónyuge, terminando algunas veces en situaciones de divorcio por "diferencias irreconciliables".

  • Todos tenemos derecho a ser diferentes y a no siempre estar de acuerdo, de hecho, eso es lo que nos da variedad y equilibrio en cualquier relación. Aunque no lo creas, las diferencias son lo que da equilibrio a la pareja, ya que los cónyuges coincidimos en las cosas importantes y los puntos divergentes nos dan la oportunidad de seguir atrayéndonos, igual que lo que sucede con los imanes.

  • Discutir no es algo malo ni hace daño, por el contrario, las discusiones nos permiten intercambiar ideas, conocer puntos de vista diferentes y recordar que los demás no giran a nuestro alrededor sino que tienen vida, sentimientos, gustos y opiniones diferentes. El problema viene cuando no sabemos cómo discutir y ofendemos, lastimamos e insultamos al grado de dañar la relación.

  • Relee: Las diferencias de pareja no tienen que ser motivo de discusión.

  • Si sientes que estás discutiendo demasiado con tu pareja y al final "no terminan bien" y quedan sentimientos desagradables, hay que poner en práctica los siguientes consejos.

  • 1. Escucha

  • Se dice que el mejor conversador es el que escucha un 80 por ciento y habla un 20. Permite que tu pareja hable todo lo que sea necesario y cada tanto dile: "lo que tú quieres decir es esto" y verifiquen que el mensaje que se quiere compartir está llegando con claridad. Cuando tú hables, evita decir: "No me entiendes", es mejor si dices frases cortas y claras para que juntos verifiquen que ambos comprenden de lo que están hablando.

  • 2. Respira y habla con calma

  • Mientras tu pareja se expresa respira profundo, no la interrumpas, tranquilízate y pide tu turno para hablar y ser escuchado. Cuando te toque intervenir, habla con calma y baja un poquito el tono de tu voz, tu tranquilidad se comenzará a compartir. Si gritas y te alteras, el otro también se alterará, ya que todos los seres humanos tendemos a imitar el sentimiento de nuestro interlocutor: si bosteza, bostezo; si llora, me conmoverá; si grita, me altero. Así que procura hablar con calma y trasmite paz para que el diálogo sea efectivo y productivo.

  • Advertisement
  • 3. Toma notas

  • Acerca un papel y anota las ideas que te gustaría aclarar, las cosas que no comprendes, en qué no estás de acuerdo y comienza a dar respuesta o explicación en tu mente antes de decirlas en voz alta. Escribir nos obliga a pensar antes de hablar y decir algo que pueda lastimar o empeorar la situación. Pon por escrito los acuerdos a los que se lleguen para evitar confusiones futuras.

  • 4. Reflexiona tus ideas antes de compartirlas

  • No abras la boca de manera intempestiva, piénsalo un poquito y respóndete: ¿lo que voy a decir va a lastimar a mi pareja? ¿Es necesario que lo diga? ¿Voy a afectar a alguien más con lo que diga?

  • 5. Usa un lenguaje claro

  • Habla con calma usando palabras claras, no des explicaciones extensas ni busques impresionar, quedar bien o ganar una batalla que te llevará a perder la guerra.

  • 6. No subas el volumen de tu voz

  • Quien grita es el que carece de argumentos. Gritar es buscar imponernos, pretender aplastar o intimidar al otro. Concéntrate en escuchar a la otra parte e inclusive ponerte en su lugar para comprender su punto de vista y llegar a acuerdos que beneficien a todos.

  • Relee: Este tipo de pelea de pareja destruirá tu matrimonio.

  • 7. Ofrece disculpas

  • Las palabras amables, la sencillez de corazón y la humildad sincera, derriban al mejor combatiente. Ofrecer una disculpa o aceptar nuestro error permite que la otra parte se relaje y se ponga en disposición de hablar y llegar a acuerdos.

  • 8. No adelantes conjeturas

  • A veces peleamos porque pensamos que la otra persona tiene segundas o terceras intenciones y ¿sabes? eso por lo regular no es cierto, pero nuestra mente crea problemas donde no los hay y forma tormentas tan dramáticas que a la menor provocación reaccionamos de manera catastrófica. No supongas ni des por hecho cosas que no son.

  • 9. Busquen opciones diferentes

  • Si lo que tu pareja propone no es lo que tú deseas y tus opciones tampoco son viables ¡busquen una tercera o cuarta opción! Dejen las cosas ahí, salgan a caminar, distraigan la atención, tomen un refresco y permitan que la mente creativa haga su parte. Las mejores discusiones son aquellas que se dejan reposando un rato para buscar lo que haga felices a todos.

  • 10. Perdona rápido

  • Es algo curioso, pero los hombres son más sencillos y menos rencorosos que nosotras, olvidan más rápido y no se hacen grandes dramas en la mente. Terminan con algo, se van a hacer otra cosa y se olvidan del hecho. Nosotras tardamos más en procesar las faltas, le damos vueltas al asunto mínimo cincuenta veces y revisamos las cosas desde veinticinco puntos de vista diferentes. Es por ello que te invito a que dejes a un lado toda la complicación y seas presta en perdonar y seguir adelante sin rencores.

  • Advertisement
  • Relee: El orgullo es el veneno de cualquier relación.

  • Sun Tzu, un gran estratega militar chino, dijo alguna vez: "No hay ningún país que se haya beneficiado por sostener guerras prolongadas", y un matrimonio no es la excepción. Es un consejo trillado pero verdadero: nunca vayas a la cama o la calle sin haber solucionado el problema con tu cónyuge, pues no sabemos si se nos concederá un día más de vida, o regresar con bien al hogar.

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

¡Comparte con tus amigos!

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.

Advertisement
Danos tu opinión
 

Gracias por suscribirse a nuestra lista de correo electrónico. Por favor, disfrutar de nuestros últimos artículos .

tumblr